Infomañana
  • Home
  • Mundo
  • La crisis de la Iglesia católica en Chile toca fondo
Mundo

La crisis de la Iglesia católica en Chile toca fondo

Francisco pide a más de un centenar de obispos de todo el mundo que se reúnan con víctimas de abuso.

Mientras un dato retrató la gravedad de los abusos sexuales en las iglesias particulares, al señalar que en Chile, el país devastado por las crisis en los últimos años, la confianza de los fieles ha bajado al 15% y el número de católicos descendió del 73% al 58%, el Papa ordenó acelerar y ampliar la preparación del encuentro mundial en el Vaticano de los presidentes de las Conferencias episcopales del 21 al 24 de febrero.

Los cuatro organizadores principales exhortaron a los obispos que vendrán a Roma a encontrarse y escuchar personalmente las víctimas para que les narren sus dramas.

Los jefes eclesiásticos que dirigen el Comité Organizador, son los cardenales Blase Cupich de Chicago, Oswald Gracias, de Mumbai (Bombay) y los dos mejores expertos en abusos del Vaticano, el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y el reverendo alemán Hans Zollner.

Los organizadores destacaron la necesidad para mas de un centenar de obispos que presiden las conferencias episcopales nacionales, que se reúnan con las víctimas antes de venir a la cumbre de Roma como “una forma concreta de dar prioridad a las víctimas y reconocer el horror de lo que han padecido”.

Francisco dijo en setiembre, cuando convocó la reunión de febrero en el Vaticano, que existe conciencia en las cumbres de la Iglesia que la acción miles de curas pederastas contra niños y adolescentes, “es un problema global, no limitado a unos pocos países occidentales”.

El difundido escándalo, que continúa, de los abusos sexuales y la protección de muchos obispos y superiores de los pedófilos que los protegen, se ha convertido en el principal problema de la Iglesia actual. El Papa está jugando su pontificado en este aprieto y quiere limpiar a fondo un problemas de una magnitud enorme.

Hace dos días las autoridades de los jesuitas de Estados Unidos, que gestionan numerosas instituciones educativas en el país, publicaron una lista de 89 curas acusados de abusos sexuales, tras abrir sus archivos.

Diez días atrás otras agrupaciones territoriales del centro sur y el oeste de Estados Unidos publicaron listas con 150 nombres de sacerdotes pederastas. El lunes otras agrupaciones territoriales del sur y centro norteamericanos también hicieron públicas dos listas de 65 y 24 nombre de curas abusadores. Algunos de los casos se remontan a varias décadas atrás.

Renuncia en Los Ángeles
En este contexto, el Papa aceptó la renuncia del obispo auxiliar de Los Ángeles, Alexander Salazar, denunciado en 2005 por “conducta indebida con un menor”.

Es el más reciente en una serie de casos de presunta conducta ilegal por parte de obispos que salen a la luz este año, luego del escándalo del excardenal Theodore McCarrick.

En tanto, los cuatro miembros del comité organizador encuentro mundial en el Vaticano de los presidentes de las Conferencias episcopales al invitar a los obispos a escuchar a las víctimas personalmente antes de venir a la reunión con el Papa en febrero, advirtieron que la credibilidad de la Iglesia Católica está en peligro debido a los escándalos, que se repiten en serie en Estados Unidos desde que estalló la crisis en la arquidiócesis en Boston en el año 2000.

A la crisis en Estados Unidos se ha sumado el caso chileno, que hasta tiene características peores por la devastación que ha causado en las filas de los fieles de un país considerado ex muy católico.

El caso chileno

Tras seguir los malos consejos sobre todo del cardenal Francisco Errázuriz, que fue el hombre fuerte de la Iglesia trasandina durante muchos años, el Papa viajó a Chile en enero de este año y comprobó la fuerte reacción popular ante la red de protección y desvíos que reinaba en la estructura clerical trasandina. Al regresar a Roma, tras cometer nuevos errores, el Papa recapacitó y envió a Charles Scicluna a Santiago para investigar a fondo lo que ocurría, mientras los sondeos demostraban que el prestigio del pontífice argentino había disminuido en su gira chilena.

Scicluna y un colaborador dieron un informe demoledor para los obispos y cardenales chilenos respecto al comportamiento y el conservadurismo paralizante de las estructuras eclesiásticas.

El Papa argentino convocó a Roma a los 34 obispos chilenos, un hecho sin precedentes en la Iglesia moderna. Finalmente los episcopales le presentaron en bloque la renuncia y Jorge Bergoglio inició la difícil reorganización de estructuras y sobre todo de miembros del clero y autoridades. El Papa ya aceptó la renuncia de siete de los prelados.

Jorge Bergoglio se convenció que la Iglesia chilena ha vivido durante muchos años una cultura del abuso y su encubrimiento, con destrucción de documentos comprometedores, abandono de las víctimas y protección de los religiosos culpables, que eran trasladados a otros cargos diocesanos o parroquiales.

Los sondeos demostraron el impacto devastador en la masa de fieles. Solo un 15% tiene hoy confianza en la Iglesia y la asistencia a misa descendió de 16% en 2010 al 8% este año.

Los chilenos acusan a su Iglesia de ofrecer ritos y no acompañar a los que sufren.

Un último sondeo considerado aproximado a la realidad demostró que los católicos chilenos cayeron del 70% (de hace doce años) al actual 58%.

Una crisis que está vaciando las iglesias y pone serios interrogantes sobre el futuro de la Iglesia en ese país si las investigaciones ordenadas por el Papa argentino terminan con los pactos de silencio y se conoce toda la verdad. Sobre los abusos, pero también sobre los encubrimientos por parte de las jerarquías.

 

Fuente: Clarín.-

Comentarios Facebook

Related posts

Animales con derechos: El 54% de los suizos votó este domingo que las vacas no deben tener cuernos

4ViasSs

GRIEZMANN: “GANAR UN MUNDIAL ES ALGO GIGANTE”

4vias

Chile tiene la sanidad más eficiente de Latinoamérica

4ViasSs